1957 “Navalcarnero, futura ciudad-satelite”

59 años después seguimos con los mismo problemas de transportes, tardando lo mismo o más en llegar a Madrid.
“Navalcarnero está unido a la capital por una línea de autocares y el ferrocarril Madrid-Villa del Prado-Almorox. En el viaje por cualquiera de los dos sistemas, tal como están organizados, resulta incómodo. Sobre todo por tren, el recorrido es una verdadera odisea. Sólo pensando en lo poético que es viajar en unos vagones que asombraron a nuestros bisabuelos, puede uno lanzarse a la gran aventura. En subir la cuestecita de la carretera de Extremadura hasta Cuatro Vientos, invierte el “convoy” unos quince minutos. A veces da tiempo a bajarse en marcha, coger unos arbustos en el árido oeste madrileño y volver a tomar el tren sin el menor esfuerzo. Después de hora y media de viaje exactamente llegamos a Navalcarnero rebosantes de carbonilla y con un dolor espantoso de los riñones. Es el tributo que el viajero ha de pagar, además del precio del billete, por gozar del inefable vagón de madera.

Así, resulta difícil pensar en una próspera Ciudad-Satélite. No creemos que exista un solo madrileño capaz de iniciar una cura de “descongestión” con tales perspectivas. Las autoridades de Navalcarnero no lo ignoran y han solicitado algunas modificaciones sustanciales en el vetusto ferrocarril que parte de la estación de Goya, a orillas del Manzanares. Se pretente un enlace con el Suburbano en el apeadero de Campamento, con el fin de que los viajeros puedan llegar directamente a la plaza de España.

[...] Con Ciudad –Satelite o sin ella, la zona oeste de Madrid necesita mejorar sus comunicaciones.”


000 002