Nuevos desarrollos urbanos y líneas de autobús interurbanas

113469519

En el BOAM de ayer, día 5 de mayo, se publicó la respuesta del Gobierno de la Comunidad de Madrid a la pregunta del Diputado Gómez Montoya del GPS, relativa a los plantes del Consorcio de Transportes con respecto a la llegada de la Línea 528 a los barrios de La Dehesa, El Pinar y San Andrés.

En primer lugar, la respuesta evidencia que las necesidades eran de dos tipos, por un lado el desplazamiento urbano y por otro el interurbano. Hace nueve años de la puesta en marcha de la línea urbana 1 "La Dehesa-El Pinar", es decir, un servicio de conexión y trasbordo que actualmente es una línea urbana que no cubre con las necesidades y demandas de los vecinos de los nuevos desarrollos, ni en frecuencias, ni en horarios. En definitiva, Navalcarnero cuenta con una línea "urbana" que disimula su verdadera "utilidad", la de "lanzadera ineficaz".

La improvisación circunstancial de la línea urbana va camino de una década sin resolver el problema real y grave de incomunicación de los vecinos de los nuevos desarrollos que demandan líneas propias de transporte interurbano, directas a Madrid y a los hospitales de referencia.

Mencionan en su respuesta que "no tiene sentido, en estos momentos, que una línea urbana recorra el fondo de saco que supone el desarrollo de El Pinar en sentido creciente paralelo a la A-5 para, posteriormente dirigirse al intercambiador de Príncipe Pío, deshaciendo el camino andado", quizás piensen que es mejor que los vecinos "del fondo del saco", afectados por una política urbanística especulativa, sean quienes recorran el sinsentido de varios kilómetros en paralelo a la A-5 dirección Badajoz (pagando la línea urbana, a pie o en coche privado) hasta hacer trasbordo con una línea interurbana masificada (eso sí, pagando un nuevo billete u 82€ en el caso de un abono transporte mensual) para ir finalmente de pie en hora punta durante 30 kilómetros.

Ya sabíamos que la intención de dotar a los barrios de El Pinar y San Andrés de autobuses interurbanos pasaba por la ejecución del acceso directo a la A-5, pero no que, llegado ese momento, el CRTM tiene como propuesta hacer pasar algunas expediciones de la línea 539 (Madrid-Navalcarnero-El Álamo), para "aprovechar de forma lógica y razonable los recursos disponibles". La lína 539 no puede absorber la demanda adicional de los barrios de El Pinar y San Andrés, pues sus autobuses ya van llenos de pasajeros en horas punta desde sus primeras paradas en Navalcarnero. Es decir, es imposible que la línea 539 pueda absorber la demanda adicional de estos barrios.

La respuesta menciona como viable un posible aumento de frecuencia de paso de la línea urbana 1 en horas punta (15 minutos en vez de 30), si asumiera el Ayuntamiento de Navalcarnero el 50% del déficit de explotación. Parece que desde la Comunidad de Madrid no son conscientes que todo Navalcarnero es un "fondo de saco" tras veinte años de "gestión" del Partido Popular y una deuda superior a los 200 millones de euros. Esta deuda, es la herencia de una nefasta gestión del Partido Popular y cuyas consecuencias no pueden trasladarse a los vecinos y familias de nuestro municipio.

En cuanto al barrio de La Dehesa dan una respuesta sin entrar en la gravedad del problema, manifestando que su viario requiere de vehículos de menor longitud para circular dentro del mismo y que la solución pasa por mejorar el servicio de la línea urbana.

Ahora, ya sabemos lo que nos tienen preparado desde el Gobierno de la Comunidad de Madrid y desde el CRTM. Es hora del Cambio.

000