La Púnica salpica también a Navalcarnero por un concierto de Bertín Osborne

baltasar-santos-a-la-izquierda-junto-a-francisco-granados-comunidad

Las ramificaciones de la trama Púnica siguen creciendo según avanza la instrucción del caso. La pieza 7, bautizada como "hechos referentes a Waiter Music", continúa engordando según van llegando nuevas denuncias que salpican a más municipios madrileños que contrataron con esta empresa de eventos y festejos, propiedad del imputado José Luis Huerta Valbuena. Una de las últimas localidades que investiga Anticorrupción es Navalcarnero(26.000 habitantes) y el contrato que el anterior Gobierno municipal del PP adjudicó a Waiter para que Bertín Osborne actuara en las fiestas de septiembre de 2013. Un contrato que no contó con el visto bueno ni del interventor municipal ni de la tesorera debido a la situación de quiebra por la que pasaban las arcas municipales. El alcalde que firmó el contrato, Baltasar Santos, está imputado en tres procesos judiciales, lo que provocó que en las elecciones de mayo de 2015 no repitiera como candidato del PP. Actualmente es concejal de un partido independiente, la Unión Reformista Ciudadana.

El 8 de agosto de 2013 Baltasar Santos y José Luis Huertas firmaron el contrato para que Bertín Osborne cantara en Navalcarnero. Veinte días después, el 28 de agosto, La Junta de Gobierno Local ratificaba el contrato, que comprometía al artista, primero a dar el pregón de las fiestas de ese año, y segundo a actuar en el municipio el 5 de septiembre. El precio fue de 32.670 euros, IVA incluido. En esos momentos, Navalcarnero estaba en quiebra técnica y arrastraba una deuda de 90 millones de euros, de las mayores de la comunidad de Madrid.

El interventor municipal, aunque reconocía que la ley de Contratos del Sector Público permite a los ayuntamientos adjudicar directamente este tipo de conciertos cuando su coste no exceda de 100.000 euros y siempre que se negocie directamente con el artista o su representante, desaconsejaba el concierto de Bertín Osborne debido a la delicada situación financiera del Consistorio. El presupuesto municipal estaba prorrogado desde el año 2008 y "con unas previsiones de ingresos irreales que hacen que en cada ejercicio se incremente el remanente negativo de tesorería y no se alcance la estabilidad presupuestaria regulada en la Ley 2/2012 y artículo 135 de la Constitución".

A las quejas también se sumó el tesorero municipal: "La ley 2/2012 de Estabilidad Presupuestaria y Sostenibilidad Financiera establece que el pago de los intereses y el capital de la deuda en las Administraciones Públicas gozará de prioridad absoluta frente a cualquier tipo de gasto. Dado que el Ayuntamiento mantiene a fecha de hoy una deuda en concepto de intereses y amortización superior a los 16 millones de euros, antes de realizar otro pago, deberían cancelarse las obligaciones vencidas de intereses y amortizaciones de préstamos".

11.600 euros de diferencia por el mismo concierto

"La situación oficial del Ayuntamiento de Navalcarnero a fecha de septiembre de 2013 según constaba en la página del Ministerio de Hacienda era de una deuda de 90 millones de euros, si bien en la misma no estaba computada la totalidad de la deuda, pues existían demandas judiciales no contabilizadas y facturas en los cajones. A lo que cabía añadir numerosos activos ficticios y otros pasivos ocultos. Hoy, en septiembre de 2015, técnicos municipales cifran la deuda en 201 millones de euros", explica un portavoz municipal (ahora el Consistorio está gobernado por el PSOE).

Navalcarnero también firmó en 2014 tres contratos con Waiter para que tres orquestas tocaran en el municipio

 

Leer más:  http://www.elconfidencial.com/