turquía

Este atentado no debería perjudicar aún más las negociaciones de paz entre el Gobierno de Turquía y el PKK

  1. PODEMOS condena con rotundidad la barbarie del atentado cometido el pasado sábado (10 de octubre de 2015) en Ankara y muestra su más sincera solidaridad con las víctimas. Tras haber vivido situaciones similares en España (como la del 11M de 2004 en Atocha) y ser testigos de la barbarie que observamos estremecidos casi a diario en todo Oriente Medio, desde PODEMOS nos sentimos muy cerca de quienes han sufrido este ataque criminal en la capital turca. Este atentado brutal, cometido contra personas que reivindican la paz, la concordia y su derecho a una existencia digna, no puede ni debe quedar impune.
  1. Reclamamos una investigación rápida e independiente para conocer la autoría del atentado, hasta ahora confusa, y enjuiciar a los responsables y garantizar los derechos de las víctimas a la verdad, justicia y reparación. También mostramos nuestra esperanza en que el atentado no genere aún más tensión ni recortes de derechos en un país que celebrará elecciones el próximo 1 de noviembre y que lleva varios meses sumido en una espiral de tensión por la violencia ejercida cotidianamente contra defensores de los derechos humanos (incluidas las defensoras de los derechos de las mujeres, opositores políticos, periodistas, etc), y muchos sectores del pueblo kurdo y sus representantes políticos del Partido Democrático de los Pueblos (HDP, por sus siglas en turco).
  1. Este atentado no debería perjudicar aún más las negociaciones de paz entre el Gobierno de Turquía y el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo), rotas tras un atentado similar el pasado verano que puso punto y final a una tregua de dos años y enturbió las esperanzas de resolución del conflicto kurdo. Tampoco debería afectar a las opciones de elección democrática del HDP, que en las pasadas elecciones obtuvo un excelente resultado que puso en primer plano la necesidad de respetar el derecho a una existencia digna para el pueblo kurdo, la posibilidad real de terminar con la violencia en el país y la necesidad de generar un gran eje progresista que demuestre que es posible la convivencia pacífica, democrática, y respetuosa con los derechos humanos de los distintos pueblos que coexisten en la región.
  1. Por todo ello, PODEMOS exige a la comunidad internacional que se movilice para revigorizar, en esta hora difícil, ese mensaje de esperanza, paz y democracia.

 

Secretaría de Relaciones Internacionales de Podemos